Durante su intervención el pasado día 21 en un acto público Trump aumentó las tensiones con china.

En la ciudad de Springfield (Missouri – EEUU), el presidente Donald Trump aumentó las tensiones con China al imponerle restricciones a las importaciones de Pekín, por 170.000 millones de euros.

Si no estaban bastante revueltas las relaciones comerciales entre los dos grandes gigantes económicos, estas declaraciones del presidente de los Estados Unidos han servido para aumentar las tensiones comerciales entre ambos países.

El viernes pasado entro en vigor otra ronda de aranceles que afectan a las importaciones chinas: 200.000 millones de dólares (170.000 millones de euros). Por supuesto Pekín no ha tardado en responder, prometiendo gravámenes por 60.000 millones de dólares.

El visionario presidente Trump, ha mostrado estos días su profunda frustración por los pocos avances en las conversaciones bilaterales que están manteniendo con China para reducir el déficit comercial de los Estados Unidos con el gigante asiático, e incluso se ha atrevido a decir que Pekín podría querer influir en las elecciones legislativas del próximo noviembre.

En un mensaje en su cuenta de twitter el presidente informó: “China ha afirmado de manera abierta que está tratando activamente de impactar y cambiar nuestra elección atacando a nuestros granjeros, rancheros y trabajadores industriales por su lealtad hacia mí“,

Es la primera vez que Trump señala a China por diseñar sus aranceles de forma que afecten directamente a los productos que se originan en los estados que masivamente votaron por su candidatura en las elecciones del 2016, con el objetivo (supuesto) de perjudicar a los republicanos actuales y a los que se presenten en los próximos comicios.

E insistió y desafió con más amenazas de no reducirse el déficit comercial estadounidense: “Saben también que soy el que conoce cómo pararlo. Habrá represalias grandes y rápidas contra China si nuestros granjeros, rancheros y/o nuestros trabajadores industriales son afectados”.

Al anunciar sus represalias comerciales, representantes del Ministerio de Comercio chino comentaron estar muy apesadumbrados, aunque mantienen la esperanza de que el Gobierno de los EE.UU rectifique su postura para evitar consecuencias peores. El secretario del Tesoro está tratando de organizar nuevas negociaciones con una delegación china para finales de este mes.

El nuevo importe añadido en aranceles, 200.000 millones de dólares que cuadruplica al existente anteriormente de 50.000 millones, ha aumentado el nerviosismo en todo el sector empresarial.

Opiniones sobre la medida…

En una carta enviada a la Oficina del Representante del Comercio Exterior de EE.UU., Walmart, la mayor compañía del mundo de ventas minoristas, advertía de los efectos negativos que estos incrementos de aranceles podrían tener sobre la economía: “Si los aranceles entran en vigor, los clientes de Walmart verán aumentos en el coste de productos esenciales como asientos de niños para coches, cunas, mochilas, sombreros o bicicletas. O los consumidores pagarán más, los proveedores recibirán menos, los márgenes minoristas serán menores, o los consumidores comprarán menos productos o dejarán de hacer compras de una“.

 

Referencia: http://www.atlantico.net/articulo/economia/trump-aumenta-tensiones-china-nuevos-aranceles/20180924001307669882.html