Si bien las economías de la mayoría de los países asiáticos pueden caracterizarse como en desarrollo.

El crecimiento significativo de la  interdependencia económica asiática Existe una enorme variación entre ellos y es que dentro del continente asiático uno de los países económicamente más desarrollados del mundo es Japón.

La mayoría de los países del sureste de Asia se encuentran dentro de una de las categorías de ingresos medios, tal como lo define el Banco Mundial.

Las excepciones son Israel y los estados del Golfo Pérsico de Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, que se consideran de altos ingresos. La mayoría de los países del norte y centro de Asia se encuentran dentro de la categoría de bajos ingresos, excepto Rusia (Siberia), Kazajstán y Uzbekistán, todos considerados de ingreso medio bajo.

Del mismo modo, todos los países del sur de Asia se consideran de bajos ingresos, aparte de Sri Lanka que se considera que tiene ingresos medios bajos.

A excepción de Corea del Norte, el este de Asia es la parte más próspera del continente, ya que la mayoría de los países de esta región se consideran de ingreso medio alto y Japón y China están a la cabeza de los altos ingresos.

China, que ha experimentado tasas dramáticas de crecimiento económico desde finales del siglo XX, ha estabilizado su crecimiento imparable en estos últimos años, un signo de que la economía se encuentra en su etapa de madurez.

Muchos de los países del sudeste asiático también han alcanzado altas tasas de crecimiento y se han movido a la categoría de ingresos medios, incluso en el caso de Singapur y Brunei, a la categoría de altos ingresos.

Las excepciones son Myanmar (Birmania), Laos, Camboya y Vietnam, que permanecen dentro del grupo de bajos ingresos.

La interdependencia económica asiática creció significativamente a fines del siglo XX como producto del comercio, la inversión y un mejor acceso a la información. La inversión japonesa ha dominado gran parte del este y sudeste de Asia y ahora China es la economía más influyente.

 

6,8% es el crecimiento de China en el ultimo trimestre