La Comisión Europea activó a finales del pasado año una serie de criterios que llevaron a que Bruselas solo considerara como paraísos fiscales a nueve zonas del mundo, en la que no aparecen lugares de alta opacidad fiscal como Gibraltar, Mónaco o las Islas Caimán.

Con las reglas de la Unión Europea, el Gobierno español está preparando cambios para el listado de paraísos fiscales que manejará Hacienda, que a día de hoy si contempla a Gibraltar, Mónaco y las Islas Caimán. Lógicamente la relación española, que en la actualidad contempla 33 áreas geográficas, se verá sensiblemente reducida.

Desde el departamento que dirige María Jesús Montero, aseguran que las normas de la Comisión no se van a aplicar a rajatabla, y que aunque la lista sufra reducción, de momento Gibraltar no será excluida de la lista.

Los paraísos fiscales son los destinos favoritos para los evasores de impuestos, y básicos como estrategia de algunas grandes multinacionales, para evitar la tributación en los países en los que tienen presencia comercial. Estudios de las universidades de Noruega, Copenhague y Berkeley, informan de que el 9,8% del PIB (producto interior bruto) mundial, se encuentra en los paraísos fiscales, sin declarar.

En España se creó la primera relación de paraísos fiscales en 1991, por decreto real, y comenzó con 48 territorios, que fueron reducidos por el Gobierno de Zapatero dejando la lista en 33 áreas geográficas, vigentes hasta hoy, a la espera de lo que suceda con esta próxima reducción.

Aunque el intríngulis para combatir la evasión de capitales a estos paraísos no está tanto en la lista de los mismos como en las medidas que las haciendas puedan aplicar. Nuestra legislación nacional ya prevé algunas que suponen un endurecimiento de la fiscalidad, en línea con la guerra fiscal que lleva a cabo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, contra evasores y defraudadores.

 

José María Peláez, técnico e inspector de Hacienda y experto en blanqueo de capitales

Considera que la relación de paraísos fiscales de Bruselas es “ridícula y absurda” sobre todo por la ausencia de Gibraltar, y comenta que “sería más absurdo que España tenga una lista de estos paraísos y que no estuviera Gibraltar”.

Pero lo cierto es que las empresas españolas no se sienten limitadas por el marco legal. Excepto AENA, todas las empresas del IBEX 35 tienen sucursales o relación con empresas de paraísos fiscales. A finales del 2015 el número de filiales de empresas de origen español en estos paraísos alcanzó el número de 1.285.

Peláez, apunta que estos datos… “Dan una idea del miedo a la legislación antiparaisos: les da lo mismo”. Para remediar este problema, “la solución podría pasar por impedir que los bancos puedan hacer operaciones con estos territorios, o que a ninguna sociedad establecida en ellos se le reconociera personalidad jurídica para operar en España. Solo hay que imaginarse el efecto inmediato que tendrían dos medidas de este calado en Gibraltar”.

 

Referencia: http://www.eleconomista.es/economia/noticias/9328735/08/18/Espana-planea-reducir-su-listado-de-paraisos-fiscales-sin-tocar-Gibraltar.html