En 2017, la economía mundial registró su mejor desempeño en seis años.

Los temores persistentes de un “estancamiento secular” fueron finalmente aplastados.

El escenario está listo para un crecimiento sólido y sostenido de la economía mundial en 2018. IHS Markit espera un crecimiento global del 3,2%, equivalente a la tasa de crecimiento de 2017, que se encuentra muy por encima del 2,5% del año 2016.

Te puede interesar: Economía Zona Euro.

La economía estadounidense experimentará un nuevo repunte en el crecimiento, con o sin una reducción de impuestos.

¿Qué esperar para la economía mundial en el 2018?

Sin embargo, se prevé que el crecimiento de la zona euro alcanzará su punto máximo en este 2018. Del mismo modo, el reciente repunte del crecimiento japonés parece que se va a desvanecer y es que se espera que la desaceleración gradual de la economía china continúe.

Afortunadamente, es probable que la recuperación del mundo emergente se mantenga y tome un poco de vapor.

Hoy en día no hay escasez de riesgos para la economía mundial

Y es que hoy no hay escasez de riesgos, pero lo que si hay son amenazas de bajo nivel. Las más preocupantes son los errores de política, ya sea en Estados Unidos (como un shock fiscal o una guerra comercial) o en China (como un desapalancamiento mal administrado).

Estas son algunas principales previsiones económicas para 2018

La economía estadounidense mantendrá un crecimiento por encima de la tendencia

IHS Markit espera que el crecimiento en el año 2018 sea de 2.6%, por encima del 2.3% en 2017 y muy por encima del 1.5% en 2016.

La expansión de Europa se ralentizará un poco, pero seguirá siendo sólida

Las perspectivas relativamente dóciles de los precios del petróleo limitarán la subida de la inflación, que es un buen augurio para el crecimiento de la renta real.

Los mercados laborales seguirán mejorando

Un euro todavía competitivo y un fuerte crecimiento mundial deberían ayudar a las exportaciones, ya que quizás y lo que es más importante, el telón de fondo de las políticas sigue siendo el crecimiento.

El crecimiento de Japón se desvanecerá

Mientras que la economía continuará creciendo en 2018, el impulso se reducirá con respecto a 2017.

El impulso de China se debilitará

Los problemas fundamentales de China como el exceso de capacidad industrial, la deuda pendiente y el exceso de vivienda siguen sin resolverse.