El propio Ministerio de Hacienda afirma que solo ha aprobado medidas de control.

Este viernes el propio Ministerio de Hacienda y Función Pública ha afirmado que es falso que se vayan a recortar los créditos en los departamentos ministeriales un 50% en este 2018. Han dejado claro también que después de la decisión tomada en diciembre según la cual se estableció que cuando la ejecución de determinadas partidas de gasto supere el 50% de crédito inicial, el departamento ministerial al que le ocurra deberá pedir permiso al Ministerio para su utilización.

El gobierno niega que hacienda recorte un 50% del gas de los ministerios

Según explica Hacienda, a diferencia de la prórroga presupuestaria de otros años, en 2018 no ha habido la necesidad de aprobar un acuerdo de no disponibilidad de créditos gracias a la notable evolución que están sufriendo las cuentas públicas. En el último Consejo de Ministros de diciembre, se llevaron a cabo medidas para controlar y mejorar la ejecución del gasto público antes de que se apruebe la Ley de Presupuestos Generales para 2018.

Hacienda ha declarado. “Estas medidas son necesarias para garantizar una adecuada ejecución del gasto público en los primeros meses del año, evitando un exceso de gasto público que condicionaría el contenido de la próxima Ley de Presupuestos”, e insiste en que no se ha aprobado una reducción en los créditos presupuestarios.

Te puede interesar: Economía Española 2018.

Explica, que solamente se establecieron medidas de control a la hora de realizar el gasto público. Así los departamentos ministeriales deben realizar un calendario con fechas aproximadas en las que aprobaran determinados gasto, como subvenciones o convenios. Hacienda con esta medida pretende mejorar la planificación del gasto.

La autorización que deben pedir los departamentos ministeriales cuando superen el 50% del crédito inicial no es nueva, según Hacienda, ya que esto se realizó en la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado de 2016 sin que existiese ningún perjuicio en la gestión. Y por último añade, “esta es una práctica que no solo ha estado en vigor en España, sino que además es común en otros países”.