Se estrecha la vigilancia al famoso Bitcoin

Hoy en día, la mayoría de datos se guardan en un solo ordenador, de ahí que sea relativamente fácil que puedan ser conocidos y capturados, o sea robados, por los hackers que puedan conseguir acceso a esas redes privadas.

La cadena de bloques, que inicialmente se inventó para el Bitcoin, es una base de datos repartida entre muchos ordenadores distintos, lo que hace sencillo la verificación de datos a todos los niveles, pero prácticamente imposible el robo de los mismos.

Te puede interesar:  Ley Fintech regulará a Bitcoin

Una criptomoneda es un medio digital de intercambio, con garantía de seguridad y utilizando la red pública, lo que permite eliminar a los agentes financieros intermediarios para realizar una transacción, minimizar el coste de la misma y reducir el tiempo al orden de minutos.

En cuanto a la inversión en criptomonedas, comentar que la tecnología de bloques continúa su desarrollo y que cualquier inversión en ellas puede considerarse como de alto riesgo.

Pero es tanto el auge que últimamente están tomando, aunque sea en un sector muy reducido de la población, que la Agencia Tributaria ha puesto sus ojos sobre el uso de este nuevo producto, lanzando  una campaña de control sobre las criptomonedas.

De hecho ha comenzado una estrecha vigilancia a las criptomonedas, de las que la más conocida es el Bitcoin, mandando requerimientos de información a las entidades que intervienen en su compra-venta, en total más de 60 entidades.

De momento, la Agencia Tributaria solo busca obtener información adicional para poder realizar un análisis más profundo del mercado. Cuando tenga en su poder el conocimiento necesario sobre el tema, valorará la posibilidad de comenzar procedimientos de investigación.

De las 60 entidades a las que se les ha requerido información, 16 tienen sus sedes sociales o sucursales en España. Hacienda está muy preocupada por la posibilidad de que las transferencias de criptomonedas pudieran utilizarse para enmascarar blanqueo de capitales. Por ello es necesario obtener información sobre cuentas bancarias que sean origen o destino de transferencias que, a su vez, tengan como destino u origen cuentas bancarias de casas de cambio de criptomonedas.

Hacienda también reclamará información sobre la actividad de estas entidades financieras, la identificación de compradores y vendedores y los importes de las transacciones. También quiere saber la Agencia Tributaria qué tipo de cambio se utiliza y las posibles comisiones en euros que se cobran.

También se ha dirigido a 40 empresas que ofrecen sus servicios por internet para poder pagar-comprar-vender con criptomonedas, requiriéndoles información de todas sus actuaciones relacionadas con estas monedas virtuales: facturas y volúmenes de facturación cobrados, tipos de divisas, identificación de los clientes, y criterios de contabilización y tipo de cambio empleado.

 

Referencia: http://www.cope.es/noticias/economia/hacienda-estrecha-vigilancia-bitcoin_177740