Empresa con sede en China, evitará los aranceles y compensará la mano de obra mexicana más cara con menores costos de envío.

Fuling Global, empresa china de utensilios plásticos, que desarrolló un negocio lucrativo haciendo vasos y pajitas de papel para restaurantes de Estados Unidos. encontró una alternativa: abrir una fábrica de 4 millones de dólares en Monterrey, Nuevo León, que pronto comenzará a enviar millones de pajitas de papel al otro lado de la frontera.

“Teníamos que buscar otras formas de hacer negocios”,”México es un lugar muy lógico y conveniente para nosotros”. explicó Gilbert Lee, director financiero de Fuling Global.

En cifras las ventajas de México en la guerra comercial

Las importaciones estadounidenses de productos desde México aumentaron 10 por ciento a casi 350 mil millones de dólares el año pasado, el crecimiento más rápido en siete años. Esto ayudó a ampliar el déficit comercial de la Unión Americana con México en 15 por ciento a más de 80 mil millones de dólares. En tanto, el aumento en los envíos desde China  y con la apertura de nuevas compañías como Didi, se desaceleró en cerca de un tercio.

La bonanza de México destaca la dificultad de intentar ganar una guerra comercial donde las empresas pueden cambiar la producción o encontrar nuevas fuentes para evitar los aranceles. A pesar de la promesa de Trump de reducirlo, el déficit comercial de EU para los bienes a nivel mundial alcanzó un récord de 891 mil millones de dólares en 2018 mientras los recortes de impuestos aumentaron la demanda de importaciones y los aranceles de represalia pesaron sobre las exportaciones estadounidenses.

Bastante irónico para los observadores..

“Es un caso de consecuencias imprevistas”, señaló Russell, director ejecutivo de Tecma Group, una firma de El Paso, Texas, que ayuda a las empresas a abrir y administrar fábricas en México. El interés nunca había sido tan alto en sus 35 años en la industria, afirmó Alan Russell.

“Cualquier empresa que fabrica en China ha recibido una señal de alarma”, comentó.

“Mucha gente está trasladando la producción a México”, indicó Amanda Walker, directora de operaciones de Taskmaster Components, una empresa que durante casi 20 años ha importado ruedas y neumáticos de grandes dimensiones desde China. La proximidad, el acceso a los puertos y una fuerza laboral instruida hacen que “todo lo relativo a México sea atractivo”.