Desde el “Foro Económico Mundial en DAVOS”, el periódico EL PAÍS ha estado emitiendo, diariamente, un programa especial de entrevistas.

Entre las que han destacado la realizada a Rebeca Grynspan Mayufis, Secretaria General de la SEGIB (Secretaría General para Iberoamérica) quien participó como ponente en la WEB SUMMIT 2017 del pasado año en Lisboa; también la realizada a Marisol Argueta, directora senior del Foro Económico Mundial para América Latina y ex ministra de Exteriores de El Salvador, y la realizada a Juan Luís Cebrián, Ex presidente del Grupo PRISA y actual presidente del periódico EL PAÍS.

Te puede interesar: Conferencia de Antonio Caño, Director de “EL PAÍS”

El director adjunto del periódico, David Alandete, ha sido el coordinador de este espacio, del que vamos a destacar en este artículo algunos comentarios de Juan Luís Cebrián a preguntas de Alandete sobre el discurso del Rey, el futuro del periodismo o el tema de Cataluña.

Llevas viniendo al Foro, ¿desde cuándo Juan Luís?

Desde los años 80.

Han cambiado mucho las cosas, entiendo. 

Ha crecido mucho. Antes era digamos era más íntimo y con mucha menos presencia de líderes políticos. Era más empresarial y profesional.

¿Crees que hay mucha expectación para ir a ver a Trump?

Creo que hay expectación aunque hoy hay mucha menos gente en DAVOS. Por ejemplo los empresarios españoles se han ido casi todos. Solo queda Francisco González, También se han ido dignatarios internacionales, y las dificultades de tráfico, incluso de tráfico humano en la sede del Congreso son mucho menores. Veo menos gente en el Foro aunque yo creo que irá mucha gente a escuchar a Trump porque… al menos es un show y por la tanto, aunque solo sea desde ese punto de vista, yo creo que si va a generar mucha expectación.

¿Es algo común que un jefe de Gobierno en activo se dirija al Foro?

Esta es la primera vez que viene un presidente de los Estados Unidos en ejercicio. Hay mucha tensión en los aspectos de seguridad, se colapsa el tráfico cada vez que la delegación americana se mueve, además hay muchísimos miembros del gobierno americano, secretarios o ministros y bastantes senadores y diputados. Realmente hay una representación muy nutrida, y desde luego nutridísima de empresarios norteamericanos.

No quiero dejar pasar Juan Luís que hablemos de la intervención del Rey. Este ha sido un año muy importante, crítico para la vida política institucional en España, es un año excepcional en el que un Jefe de Estado español ha venido por primera vez al Foro de DAVOS, se ha dirigido a la comunidad internacional, a los empresarios… Quería preguntarte tus impresiones, ¿qué efecto ha tenido el discurso del Rey y su mención a Cataluña y a la crisis catalana aquí en el Foro?

Bueno, empezando por el discurso mismo, a mí me pareció un discurso excelente, y tuve ocasión de comentárselo a él en persona. Creo que fue un discurso muy bien armado, con un inglés magnífico, superior a casi a cualquier inglés de la mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno que han estado presentes en el Foro, y con un mensaje muy potente y muy importante para la convivencia española y para la inclusión de España en Europa. Fue un mensaje europeísta también.

La parte negativa del hecho es que la asistencia no fue muy nutrida y que no hubo un contacto suficiente con los “muy importantes” medios de comunicación aquí representados. Estaba el director del Washington Post, la directora de Economist, columnistas famosísimos en la prensa norteamericana y europea. Yo creo que los organizadores del viaje, o no conocían bien como funciona DAVOS o simplemente no se dieron cuenta de que no bastaba la figura del Rey, cuando hay 74 jefes de Estado y de Gobierno presentes en el Foro y que era necesario potenciar la difusión del propio acto, del discurso, y sobre todo potenciar la interacción del Rey con sectores de opinión importantes. Digamos que se ha echado de menos, además del magnífico discurso, una presencia más discreta, más limitada, con medios de comunicación mundiales, con actores mundiales de la economía, de la política y de la intelectualidad.

Realmente es un Foro en el que el Rey podría haberse encontrado con cualquier líder, no solo político o empresarial, sino también, como tú decias, de opinión, periodísticos… ¿Tuvo el luego reuniones de forma más discreta, bilaterales?

Tuvo reuniones con Macrón, tuvo reuniones con el Rey de Jordania, con el Presidente Consejero Delegado de ALIBABA, pero la característica de DAVOS es la informalidad, de hecho tu mismo sabes que sentado en el vestíbulo central puedes ver pasar a cualquier líder político, es decir en una especie de caos desorganizado, incluso los ministros y primeros ministros tienen que luchar por encontrar una silla para sentarse, y yo creo que quienes organizaron la visita no se dieron cuenta de que esta informalidad en el trato, con los medios, con los empresarios, etc, es algo intrínseco en DAVOS. De hecho en DAVOS no les gusta que haya discursos sin interacción con la audiencia. Pero vamos, en conjunto me parece un éxito la visita del Rey. Creo que el discurso fue formidable, y espero que sirva para que en el futuro la presencia de España en DAVOS, tanto por parte de los empresarios como de los líderes políticos, no solo del Gobierno, y de los intelectuales y de los profesionales, sea más potente porque no somos un actor muy importante en DAVOS. Ha habido muchísima presencia latinoamericana, por ejemplo, muchísima, y hubiera sido una ocasión fantástica para interactuar en lo que es el mundo de Iberoamérica.

A mí hay algo que me ha llamado la atención después del año que hemos vivido, crítico por lo vivido en los pasados meses por la crisis catalana. En realidad, a nivel internacional, en todos estos líderes hay una cierta preocupación, pero se ve como un problema interno de España, que tardará tiempo en solucionarse. Pero es curioso, y esto es una opinión mía, el fracaso del independentismo de proyectar cualquier legitimad internacional a sus demandas. No sé, ¿tú qué opinas?

Yo creo que es evidente, aunque ellos tuvieron en éxito comunicativo con motivo de… el exceso de violencia el día del referéndum, por parte de la fuerza pública que fue muy bien utilizado, propagandísticamente por ellos, pero es evidente que el respaldo a la legalidad, en una democracia es absolutamente básico, su falta de respeto a la Constitución y a la legalidad ha echado por tierra todos los planes de internacionalizar el conflicto que tenían los independentistas.

Y en ese sentido, la presencia del Rey, creo que ha colaborado muchísimo y hay un gran interés por lo que va a suceder en Cataluña, suponiendo y respetando dos temas: el primero que Cataluña no va a ser independiente, y eso es algo que creo que todo el mundo asume, que no va a haber ningún gobierno en Madrid, ni de derechas ni de izquierdas que negocie una separación bilateral y mucho menos que acepte una separación unilateral. Pero hay preocupación, porque efectivamente, una balcanización de la península Ibérica y del sur de Europa supondría un problema no solo para España sino para toda Europa.

Efectivamente, y ese problema puede tardar mucho tiempo en solucionarse, pero bueno, yo creo que coincidimos en el hecho de que es como un problema interno, en este momento, español, en el que…

Es un problema interno en Cataluña. Lo peor es la fragmentación y la polarización de los sentimientos y de las actitudes no solo políticas, también sociales, incluso personales en el seno de Cataluña, y por supuesto entre Cataluña y el resto de España.

DAVOS es un lugar en el que las reuniones van una detrás de otra, solo me queda tiempo para una pregunta contigo Juan Luís, y no quería que dejáramos de hablar, o que dejáramos pasar el tema del periodismo.

Tú llevas alertando del cambio tecnológico que se avecinaba     hacía muchísimo tiempo, de la profunda transformación que el medio digital está creando en el periodismo… Aquí se habla mucho de esta cuarta revolución industrial, término que se ha acuñado aquí en el “Foro Económico Mundial”, muchos tenemos la sensación de que el periodismo empieza a acomodarse un poco, pues con la generalización del móvil o con la caída del formato de papel. ¿Tú crees que podemos dar el sector por estabilizado o vienen todavía cambios, todavía más grandes?

De ninguna manera está estabilizada. Es más, yo creo que todavía Internet está, sino en su prehistoria, en su muy temprana historia, y vamos a ver todavía evoluciones y desarrollos muy complejos.

Hay muchos problemas en torno al futuro del periodismo, problemas de modelo de negocio, de credibilidad de las noticias, etc. A mí lo que me preocupa fundamentalmente es la formación de la opinión pública en las democracias, porque la prensa y los medios, tal y como los hemos conocido durante los dos últimos siglos pertenecen o nacen junto con la revolución industrial y con la democracia representativa, forman parte institucional de la democracia representativa, en tanto que son básicos para la formación  de la opinión pública.

Y ahora la opinión pública se forma, caóticamente, a través de posverdades y mentiras, de intervención de hakers de las diversas potencias mundiales para tratar de influir en procesos electorales o de cualquier otro tipo. Por lo tanto, la opinión pública aparece adulterada; hay mucha confusión respecto a lo que es verdad y lo que es mentira, lo que debe aceptarse… Digamos que el ciudadano se mueve entre la confusión y el fanatismo. Y yo creo que esto es un tema importante.

He hablado con algunas de las grandes tecnológicas, aquí en DAVOS. A ellos les preocupa también, y estamos viendo la posibilidad de hacer esfuerzos comunes entre Universidades, medios de comunicación y representantes de las tecnológicas para encontrar respuesta a esta cuestión, como se forma y cúal es el papel de la opinión pública en las democracias de la sociedad digital.

Muy interesante que acabemos aquí Juan Luís, porque has hablado de la injerencia de potencias extranjeras sobre procesos electorales. Es un tema que está sobre la mesa, no solo en Cataluña, en Alemania, ¡sobre todo en Estados Unidos!, y dentro de dos horas Donald Trump se dirige aquí al Foro. A ver qué dice.

 

Referencia de la transcripción: https://elpais.com/elpais/2018/01/26/videos/1516963724_899825.html