La administración de Trump está finalizando su tan esperado plan de infraestructura.

Este plan de infraestructura empujará la mayor parte de la financiación de los proyectos a la inversión privada y a los contribuyentes estatales y locales, según fuentes familiarizadas con la propuesta que está tomando forma.

Te puede interesar: Lecciones que el mundo podría aprender sobre las dificultades de la economía japonesa.

La inversión total que podría generarse podría alcanzar hasta $1,85 billones, dijo un funcionario de la Casa Blanca y todo dependiendo de la cantidad de inversión privada que se mueva y es que la Cámara de Comercio de EE.UU., el mayor grupo empresarial en Washington, respalda un aumento de 25 centavos en el impuesto federal a la gasolina para que eso suceda.

Es inusual que un grupo empresarial solicite un aumento de impuestos, pero la Cámara argumenta que es necesario financiar proyectos de infraestructura críticos.

El plan de infraestructura de la administración Trump toma forma

Compartir gastos

Según el plan de Trump, se espera que la mayor parte del dinero federal, unos 100 mil millones de dólares, se destine a proyectos de gastos compartidos con gobiernos locales y algo similares a las donaciones, dijo un alto funcionario del gobierno.

El objetivo sería reducir la proporción de fondos federales, que a menudo ahora es del 80%, otorgando fondos solo a proyectos que puedan proporcionar más fondos locales o aprovechar la inversión privada, dijo un mediador de negocios familiarizado con la discusión.

Cerca de 50 mil millones de dólares se destinarían a proyectos rurales, dijeron el mediador y un funcionario de la administración.

Esos fondos ayudarían a los gobernadores en proyectos como carreteras, acceso de banda ancha y el reemplazo de tuberías de plomo envejecidas. Incluir un grupo para la infraestructura rural también podría reducir las preocupaciones entre algunos senadores republicanos que temen que las áreas rurales no puedan atraer inversiones privadas.

Veinticinco mil millones de dólares se destinarían a programas de préstamos de infraestructura federal existentes que buscan estimular la inversión privada.

Los 25mil millones de dólares finales serían designados para los llamados proyectos transformadores, un esfuerzo que se denominó proyectos de “espíritu estadounidense” y podrían incluir trenes de alta velocidad o el túnel Gateway, la propuesta estancada para construir una nueva conexión ferroviaria entre la ciudad de Nueva York y Nueva Jersey.

Los dos niveles de financiamiento más pequeños podrían cambiar ligeramente en la propuesta final, dijo el funcionario de la administración.